fbpx

¿Qué hacer para que un matrimonio funcione bien?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

«Si quieres cambiar el mundo, ve a casa y ama a tu familia» 



El matrimonio es para trabajar juntos y te cuento por qué, el otro día que volvía de trabajar, era ya casi la hora de la cena, yo subía en el ascensor a nuestro piso y empecé a escuchar un follón, un bullicio…entonces, tal cual se abrieron las puertas del ascensor y llegue al descansillo dije » Madre mía es nuestra puerta, es nuestra familia» me acerqué a la puerta y oía perfectamente quién estaba gritando, que dos hermanos se estaban peleando otra vez ( que lo suelen hacer) la del disfraz de princesa que se había vuelto a poner los tacones y sonaba el tiqui tiqui tiqui por el pasillo, el bebe llorando…

Hay una lógica completamente normal en la situación narrada ante la cual existe la tentación de alejarse lo antes posible del problema. Y uno se arremanga, entra en casa y se pone a solucionar problemas o a echar una mano con la mejor de las sonrisas.

Cuando se casan dos personas todo son promesas, cuando viene la realidad es cuando maduran las promesas y las personas. La persona madura en el día a día y en el matrimonio, con el otro. A base de enfocar cada problema y buscarle la mejor solución y no acumular problemas. Darles salida.

Tampoco una vida familiar se estabiliza a base de “codos”, de poner empeño, porque seguramente se saldrá más cansado e incluso” resentido”. Vivir el día a día pensando en el otro, con amor y por amor: “Cariño, ¿qué necesitas?” …O mejor ni preguntar, ponerse manos a la obra.

La realidad cotidiana cansa y no se lleva las medallas. Es un hecho. Pero las capacidades se desarrollan, crecen y con ellas la persona se siente más feliz: es un ser más útil, más inteligente y más amante.

Amar es dar y darse.

En el amor hay reciprocidad pero no siempre se va al unísono. Pero amar es también mirar, darse cuenta de qué necesita el otro y cuándo lo necesita. El mirarse a sí mismo,” qué cansado estoy, qué paliza de niños, cuándo tendré un rato libre para mí…”es un egoísmo vacío y estéril.

¿Cuál es el secreto de un matrimonio? El secreto para que un matrimonio funcione bien es llevarse bien

Llevarse bien y tratarse bien. Ninguno debe permitirse un maltrato ni de pensamiento.   O ser amable o callar hasta que uno se vea capaz de vencer el malhumor o la irritabilidad.

Saber esperar, saber comprender, aprender a pedir perdón, quererse con toda el alma, pensar en las cosas buenas del otro, cuando solo se ven las malas.

Buscar tiempo para  hablar, planear, revisar situaciones, pero sobre todo para estar juntos y solos. Para volver a ser un yo y un tu en un proyecto de familia unida.

El día de la boda, uno quizás no se entera mucho de lo que está prometiendo, pero cuando después de años y años de casado vuelves a las promesas matrimoniales (esto es muy importante hacerlo) te das cuenta de que ahí estaba todo:

“yo…prometo serte fiel en la prosperidad y  en la enfermedad y amarte y respetarte todos los días, todos los días de mi vida».

Recuerda ver el video 👉🏼Enseñar a amar I Web Familia – YouTube

Descarga 8 tips para amar más 👉🏼 Enamorados – WebFamilia

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Recibe este contenido en tu correo electrónico!

Descubre más

Problema-De-Los-Matrimonios-sin-Problemas
Formacion

Los problemas de los matrimonios sin problemas (Sesión 2)

¡Matrimonios sin problemas! En esta segunda sesión vamos a hablar de las crisis vitales. Esas circunstancias de la vida que se nos presentan en todas las parejas que dividiríamos en 5 etapas, las más comunes que pasan los matrimonios.

San José

Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre.
Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal. Amén.
Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre. Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal.
Amén.
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia.    Más información
Privacidad