fbpx

Cómo agradecer lo que se tiene

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Hablar sobre Memé  es hablar sobre agradecer, sobre coraje, de ímpetu, de ganas de vivir, de trabajar de ser útil y de no rendirse ante una enfermedad que a otros dejaría prostrados de autocompasión.

  Memé tiene una enfermedad  que en principio la tenía que dejar para siempre en una cama de hospital y no debería vivir muchos años,  pero este “veredicto” no estaba hecho ni para ella ni para su familia.

  Agradecimiento profundo porque nunca ha estado sola en su lucha antes que nada para  sobrevivir, después para conseguir ir al cole, un cole  normal, porque ella es normal aunque a algunos pudiera no parecérselo.

  Agradecimiento a la vida que hasta hoy le ha regalado cuarenta  maravillosos años y los está disfrutando aceptando su enfermedad con señorío y madurez, que es lo que toca si no quiere hacer desgraciados a los que tiene alrededor y ella los quiere demasiado para consentirlo.  Agradecimiento también a quienes supieron asesorarle y buscaron una carrera que pudiera hacer en sus condiciones y que además le gustara y fue Biblioteconomía y Documentación, con Licenciatura. Lleva trabajando 15 años en el mismo trabajo.

  Nos dice: “El otro día pensaba en una metáfora sobre el agradecimiento, Pensaba en que cuando te levantas por la mañana y piensas no tengo nada que ponerme, y abres el armario y ves la cantidad de ropa que tienes…Pues el agradecimiento  es un poco esto, darte cuenta que a veces en la vida piensas que no tienes  nada y de repente empiezas a ver y agradecer todo lo que tienes, y te das cuenta de la gran cantidad de regalos que tienes cada día por parte de Dios y de toda la gente que te quiere”.

  El día a día trae un sinfín de detalles que si fuéramos agradecidos nos aportaría tanta felicidad. Pero estamos más habituados a mirar el móvil que mirar a nuestro alrededor donde encontraríamos tanta y tanta belleza. Pueden crecer lirios en un estercolero, de verdad.

 Nuestro mundo actual está hecho de selfies y fotos encorsetadas, congeladas o enlatadas. Nuestros ojos son capaces de una mirada mucho más amplia y más profunda que cualquier lente artificial pero llega un momento que no sabemos mirar, solo cazar imágenes, y dejamos de captar la Belleza que está más allá  del objetivo, dejamos de captar una sonrisa, una petición de ayuda, de agradecimiento o de amor. 

 Se echa en falta que haya quien enseñe el verdadero valor de cada cosa para no ensimismarnos haciendo un problema de algo tan positivo como es un reto a mejorar en lo que no se puede cambiar o en cambiarlo si se puede. De qué sirven las quejas si no es para verlo todo cada vez más sombrío y negativo. 

  Buscar en la maraña de cada día los motivos para alegrarse, los que hemos recibido y los que hemos proporcionado: ahí está la clave para ser feliz pase lo que pase.

  Memé nos deja  una experiencia trabajada a pulso: “Desde pequeña he sido feliz, en gran parte porque he tenido fe y por otra parte porque mi padres me han enseñado que en la vida hay que buscar lo que uno puede hacer y con eso ser feliz. Yo creo que  gran parte de mi felicidad es por mis padres. He tenido la fuerza de mis padres y la  de Dios para saber practicarla”.

Recuerda ver el video 👉🏼 Cómo AGRADECER lo que se tiene | WebFamilia – YouTube

Descarga estos 8 tips para amar más 👉🏼 Enamorados – WebFamilia

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Recibe este contenido en tu correo electrónico!

Descubre más

La_Mirada_Deja_Huella
Hijos

¿Qué miras en tu hijo?

La familia en sí debe ser un oasis de paz donde cada miembro es mirado como único con una mirada que reafirme su identidad.

San José

Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre.
Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal. Amén.
Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre. Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal.
Amén.
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia.    Más información
Privacidad