fbpx

¿Qué miras en tu hijo?

La_Mirada_Deja_Huella

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Llegar a casa, estar con quien te quiere, y tener en ella un rinconcito propio. Sentirse mirado, y entonces: ¿Qué miras en tu hijo?

En “Alicia en el país de la Maravillas” el Gato de Cheshire, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto. 

 (Alicia) – ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

(Gato) – Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.

(Alicia) – No me importa mucho el sitio…

(Gato) – Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes.

Oh, siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente. 

 Alicia quiere ir a casa, quiere llegar un sitio determinado. Eso mismo les pasa a los hijos, ellos también quieren llegar a muchos sitios, quieren ser bomberos, médicos, albañiles…quieren ser. Ante todo y sin saberlo quieren ser algo y alguien

También tienen sus sueños o ensueños y son felices cuando pueden explicarlos y se sienten comprendidos. . La mirada de los padres sin ser inquisitiva  debe ser una pregunta: ¿cómo estás? ¿Eres feliz? ¿Qué necesitas? 

A veces si se les ve ensimismados se les pregunta en qué piensan pero rara vez lo saben, quizá sea el momento de contemplarlos y dejarlos con su propia intimidad.

El gato de Cheshire tenía una mirada penetrante que producía cierto miedo. La mirada de los niños suele ser transparente, mirarse en unos  ojos tan  admirativos y sorpresivos con el mundo que van descubriendo, es como penetrar en un oasis ignorado.

La familia en sí debe ser un oasis de paz donde cada miembro es mirado como único con una mirada que reafirme su identidad. La mirada de los padres es poderosa, pero sobre todo debe ser potenciadora. 

Mirar a cada persona de modo diferente porque no hay dos iguales y por ese camino ir viendo qué se puede esperar de cada uno sin pedir peras al olmo, sin engañarse en que son una maravilla y que si no llegan a tener buenas notas es porque son unos  perezosos y unos inútiles. Es posible que se tenga que “trabajar” la diligencia, pero también es posible que esa criatura no dé para más. Las inteligencias medias son una maravilla, de hecho son el motor de la sociedad. De qué servirían los grandes inventos, frutos de mentes preclaras, si nadie los realizara quizá en una producción en cadena. La persona es feliz cuando hace lo que le gusta y se siente apoyada por quién sabe que le quiere. 

En las primeras etapas de su niñez pueden ser realmente pesados con su “mira qué hago” ininterrumpido.

Poco a poco se irá emancipando y los padres irán conociendo sus capacidades en su personalidad cambiante hasta llegar a la madurez. Irán conociendo a cada hijo a través de  sus defectos,  sus sonrisas, sus talentos, sus enfados, y les podrán ayudar a  distinguir  lo que es superficial de lo que es importante siempre capeando el temporal. Con una mirada, con una sonrisa, con cariño. Y, si es posible, con sentido del humor: convertir  una tragedia en una comedia es un arte que también requiere aprendizaje por parte de todos.

La personalidad está hecha de claroscuros y no todo lo que se considera oscuro es negativo, todo es según del color del cristal con que se mira. Si un niño sueña con ser jugador de fútbol y su padre sueña que sea cirujano y en cuanto el hijo dice algo de fútbol su padre le clava la mirada, crea una muralla entre los dos muy difícil de derribar desde ya. Entre padres e hijos debe haber empatía, con una relación que facilite el diálogo sin cortapisas.

Aquel que tiene un porqué vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”. (Fredrich Nietsche. Filósofo)

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Recibe este contenido en tu correo electrónico!

Descubre más

Videos

Cómo agradecer lo que se tiene

Hablar sobre Memé es hablar sobre agradecer, sobre coraje, de ímpetu, de ganas de vivir, de trabajar de ser útil y de no rendirse ante una enfermedad que a otros dejaría prostrados de autocompasión.

La_Mirada_Deja_Huella
Hijos

¿Cómo mirar a nuestros hijos?

Mirar, ver, contemplar. Hay infinidad de modos de ver, pero es necesario aprender a mirar, mirar con los ojos y mirar con el corazón.

San José

Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre.
Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal. Amén.
Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre. Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal.
Amén.
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia.    Más información
Privacidad