fbpx

¿Por qué rompen los matrimonios?

Por-Que-Rompen-Los-Matrimonios

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

¿Los matrimonios son como los cuentos de hadas? En los cuentos antiguos el príncipe encontraba la princesa encantada dormida y la despertaba con un beso. Luego se casaban y eran felices para siempre jamás. El final era tan redondo que no tenía escape, cómo imaginar que después vendrían los problemas, que no, que no,  que eso era el final feliz…

Y sin embargo, no nos engañemos, en la vida real  eso es  el principio. 

Y es también una maravillosa aventura que empiezan un hombre y una mujer proyectados hacia la formación de una familia. Unos seres imperfectos que no se conocen ni ellos a sí mismos. Ahí coinciden con los cuentos de hadas en que los protagonistas no se conocían para nada, pero por lo visto estaban hechos el uno para el otro…y se lo creían. Nada que ver con el relativismo actual que no cree en nada, y así vamos.

Daniel Arasa nos dice de su matrimonio que han sido cincuenta años de amor imperfecto: Amor imperfecto porque ha sido un matrimonio lleno de amor, con mucha alegría pero también con sus dificultades y sobre todo con muchos defectos por parte de los dos.

Mucho se ha escrito sobre los matrimonios, a veces con un trazo tan pesimista que incluso si hay amor  entra miedo. Miedo al fracaso, a la responsabilidad, a los hijos con problemas, a las riñas o a perderla libertad. 

Como si todo llegara de golpe como un banquete vomitivo después de un largo ayuno.

Si de algo se ayuna  es de amor, de esa complicidad en el matrimonio, que es juego  de fuego y cenizas,  de lucha para ganar y perder, de sinceridad y de fingimiento hasta comprender que con la veracidad no se juega. Pinchar globos. Jugar a vencer o a parecer que se es el vencido, la única mentira posible, para  acabar riendo  juntos de las tonterías que se pueden llegar a pensar o a hacer.

El matrimonio está hecho también de estupideces cuando no hay confianza, cuando hay falsedad disfrazada. El matrimonio se fundamenta en la confianza. Se engaña quien pretende engañar, no engaña a nadie, porque la mentira se huele,  se destruyen  los fundamentos y la casa se hace añicos.

La vida a veces lleva a demasiadas prisas, a ir a toda velocidad como si la eficacia dependiera de la cantidad de cosas que se hacen, correr y correr sin pararse hasta que le para a uno  una puerta de cristal que ni siquiera habías adivinado. Y la vida de familia se ve perjudicada por demasiado estrés y a veces por reproches del uno al otro: “claro todo lo tengo que hacer yo…”

Y vienen las discusiones baldías porque no buscan soluciones sino desahogos. Lo malo no son las discusiones sino la forma y lo que se pretende con ellas que debe ser el bien del otro y la solución de un problema.

Con el paso del tiempo por ese no buscar la armonía en la diferencia, ni el mejoramiento personal ni del otro, los defectos se enquistan y el matrimonio vive en un acostumbramiento totalmente nocivo, indiferente y aburrido.

Cada persona es distinta y el matrimonio no lleva a tener los mismos sentimientos ni las mismas emociones, más bien debe llevar a que sean complementarios. La diferencia entre uno y otro sexo se resuelve  en el matrimonio. Es absurdo hacer bandera de las diferencias de lo que llamamos cualidades femeninas o cualidades masculinas para que cada uno se llene de soberbia: sólo se consigue la destrucción. 

La unión matrimonial lleva más allá de ser solamente sexo para ser persona. Aprender a amar a esa persona como es por encima de cómo quisiéramos que fuera. 

Verla como es ahora sin añoranzas ni comparaciones. Esa persona a la que “despertaste” un día en tu cuento de hadas, tiene un sinfín de jardines que mostrarte. Intenta descubrirlos, sal con ella a solas, habla con ella, despierta su curiosidad hacia ti, y la tuya hacia ella. 

Como decía  C.S.Lewis  de su mujer: 

« H. también es como un jardín. Como un nido de jardines, una pared dentro de otra y un seto dentro de otro, más secreto y más lleno de vida fragante y fértil cuanto más te adentras en él. Y así tanto de ella como de cualquier cosa creada que yo pueda alabar debería decir: «En cierta manera es única, como lo es Quien la hizo»

Recuerda ver el video 👉🏼Enseñar a amar I Web Familia – YouTube

Descarga 8 tips para amar más 👉🏼 Enamorados – WebFamilia

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Recibe este contenido en tu correo electrónico!

Descubre más

Como-Expresar-El-Amor
Matrimonios

Lenguajes del amor: cómo expresarlo

Saber idiomas es muy importante sobre todo si se quiere viajar, pero al visitar un lugar distinto al propio hay que aprender, además del idioma

San José

Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre.
Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal. Amén.
Salve, custodio del Redentor y esposo de la Virgen María.A ti Dios confió a su Hijo, en ti María depositó su confianza, contigo Cristo se forjó como hombre. Oh, bienaventurado José, muéstrate padre también a nosotros y guíanos en el camino de la vida.Concédenos gracia, misericordia y valentía, y defiéndenos de todo mal.
Amén.
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia.    Más información
Privacidad